Deportiva

Previa al primer gol de la historia de Real Pilar F.C Vs. Victoriano Arenas

El tan esperado debut de Pilar ocurrió en la lluviosa mañana del domingo 3 de setiembre, del año de su fundación, en el estadio de Victoriano Arenas, ubicado en el partido Avellaneda.

El equipo formó con Juan Pablo Ghiglione; Axel Bordón, Diego Carabajal, Gonzalo Pulido y Miguel Almada; Damián Achucarro, Rodrigo Díaz y Rodrigo Santillán; Alejandro Acuña; Alejo Binaghi y Carlos Perrona.

El tan esperado debut de Pilar ocurrió en la lluviosa mañana del domingo 3 de setiembre en el estadio de Victoriano Arenas, ubicado en el partido Avellaneda.

El equipo formó con Juan Pablo Ghiglione; Axel Bordón, Diego Carabajal, Gonzalo Pulido y Miguel Almada; Damián Achucarro, Rodrigo Díaz y Rodrigo Santillán; Alejandro Acuña; Alejo Binaghi y Carlos Perrona.

Luego ingresaron Daniel Pastrana y Leonel Rodríguez, quien a los 30 minutos de la segunda etapa anotó el primer gol de la historia de Real Pilar.

El resultado final fue 3 a 1 para Victoriano, equipo que se consagraría al final de la temporada campeón del torneo y conseguiría el ascenso a la Primera C.

La primera victoria llegaría recién en la cuarta fecha, en la que el Monarca derrotó por 3 a 1 a Argentino de Rosario en una soleada y calurosa tarde primaveral, con goles de Thiago Grandis, Pastrana y nuevamente Rodríguez.

Por los malos resultados Romano presentó su renuncia al final de la novena fecha, tras una caída por 2 a 0 contra Claypole y la directiva resolvió otorgarle en forma interina la responsabilidad de la conducción a Compagnoni.

Al cabo de 5 partidos, en los que sólo se logró un triunfo (1 a 0 ante Argentino de Merlo en calidad de visitante), llegó como entrenador el ex jugador y reconocido relator de radio y televisión Rodolfo Depaoli.

Su debut fue con una derrota como local por 1 a 0 ante Lugano en la última fecha de la primera rueda.

Durante el receso el equipo realizó varias incorporaciones y efectuó una intensa pretemporada en el predio deportivo de la Universidad Austral con el objetivo de mejorar su perfomance.

Sin embargo los resultados otra vez no fueron los deseados y Pilar recién logró en la última fecha en el campo de Lugano mantener la categoría al empatar 1 a 1 con el local, aunque finalmente la AFA resolvió suspender la desafiliación por un año que le hubiera correspondido en ese caso a Claypole.

En esa primera temporada RP jugó 30 partidos, con 7 victorias, 10 empates y 13 derrotas, en  los cuales convirtió 27 goles y le convirtieron 35 tantos.

La histórica temporada 2018-2019

Luego de esa primera irregular y sufrida experiencia en los torneos oficiales, la dirigencia actuó con determinación y realizó un recambio completo del plantel, incluido el cuerpo técnico.

Luego de varias semanas de búsqueda se decidió nombrar a Tomás Arrotea Molina como director técnico, quien llegó acompañado de su ayudante Ezequiel Domínguez; Leandro Jorge como PF y Mariano Martínez como entrenador de arqueros.

En esa nueva etapa llegaron 27 jugadores, en su gran mayoría jóvenes con pasado en las divisiones juveniles de importantes clubes de Primera y el torneo Nacional.

Sólo el experimentado delantero Darío Aranda, el arquero Germán Cheppi y el defensor y luego capitán, Franco Maraia, habían participado en años anteriores del campeonato de Primera D.

El debut fue de visitante ante Juventud Unida y otra vez Pilar se fue con las manos vacías al caer por 1 a 0, con un tanto de penal cerca del final.

En la segunda fecha empató en 1 ante Claypole y en la tercera igualó en 0 ante Centro Español, gracias a que el arquero Tomás Sultani contuvo un penal en el último minuto.

Entonces hubo que esperar hasta la cuarta fecha para que llegara la primera victoria, que fue 2 a 0 ante Deportivo Paraguayo. Pero de inmediato volvió a perder por 1 a 0 ante Muñiz en el estadio de Defensores de Zárate y otra vez quedó relegado a los últimos lugares de la tabla.

Sin embargo, en ese momento complicado el equipo mostró templanza, sacrificio y afloró el buen juego que hasta ese momento sólo se veía en los entrenamientos.

Así es como superó por 3 a 1 a Atlas, que hasta ese momento era uno de los animadores del campeonato y esa victoria sirvió de envión para el resto de los partidos, en los que sólo volvió a conocer la derrota ante Lugano por 1 a 0.

La última fecha de la primera rueda le tocó recibir al puntero Argentino de Merlo, con el aliciente de que si terminaba entre los 3 primeros de la tabla conseguiría la clasificación a la Edición 2019 de la Copa Argentina (ver aparte).

El Monarca jugó un gran partido y en una agobiante tarde de sol de diciembre del 2018 venció por 3 a 0 con dos goles de Wilson Chimeli y uno de Emiliano Trovento.

Con esa victoria no sólo se aseguró jugar la Copa Argentina, sino que también terminó como escolta a sólo 1 punto de Argentino.

Pero el receso no le cayó bien a Pilar, ya que en los primeros partidos de la segunda parte de la temporada tuvo una increíble racha de 4 partidos en los que iba en ventaja y le empataron en los minutos finales.

Hubo que esperar otra vez hasta el duelo con Atlas, en General Rodríguez, para llevarse los 3 puntos. Esa victoria por 1 a 0 de nuevo fue el puntapié inicial para una racha de victorias que le permitió terminar 3ro. en la clasificación general detrás del campeón Argentino de Merlo y su escolta Liniers.

En esos 28 partidos de la etapa Campeonato el conjunto de Arrotea ganó 11, empató 11 y perdió solamente 6, con 30 goles a favor y 20 en contra.

Con esta gran campaña se clasificó al Reducido por el segundo ascenso, en el que le tocó enfrentar a Atlas, en una serie a un solo partido y con la ventaja de ser local por haber terminado en mejor colocación.

Y en ese encuentro el Monarca tuvo un primer tiempo espectacular el que se fue en ventaja por 3 a 0. El resultado final fue 4 a 1 y ese concluyente resultado le dio chapa de candidato para lo que restaba de las llaves.

Argentino de Rosario fue el siguiente rival, con el que no se sacaron ventajas en ninguno de los dos partidos que terminaron 0 a 0.

En la definición por penales apareció Tomás Sultani para quedarse con el primer remate de los rosarinos y empezar a construir un triunfo por 3 a 1 que depositó al equipo en la final ante Liniers.

Para el primer partido el estadio Barraza se vistió de fiesta y más de 1.500 personas alentaron al local desde el minuto 0 y lo empujaron hacia el arco visitante.

Y de tanto ir y buscar la victoria el conjunto pilarense encontró su premio cerca del final con goles de Diego Crego y Wilson Chimeli.

Ese 2 a 0 representaba una gran ventaja pero no estaba todo dicho, ya que aún restaba ir al complicadísimo reducto de Liniers en General Villegas, donde el equipo no perdía desde hacía 10 fechas.

El sábado 15 de junio era la fecha indicada para la gran consagración, pero un inusual temporal de viento y lluvia inundó por completo la cancha y obligó a postergar la cita hasta el feriado del jueves 20 de Junio.

Y en esa fecha patria Real Pilar hizo historia. Con mucho corazón y disciplina táctica supo plantarse en ese terreno adverso e igualar en 0 para obtener el ascenso a la Primera C, en tan sólo su segundo año de vida.

El plantel festejó en el estadio con el grupo de dirigentes y familiares de jugadores que pudo estar presente, en razón de las restricciones a los hinchas visitantes impuestas por los organismos de seguridad, y luego fue recibido en la plaza principal de Pilar por cientos de hinchas que ovacionaron a sus héroes de esa tarde.

En esa última presentación en la Primera D, el equipo formó con Tomás Sultani; Diego Sosa, Franco Maraia, David Sueldo, Rodrigo Gómez; Nicolás Fittaioli, Nahuel Ríos, Lucas Villafañe, Diego Crego; Emiliano Trovento y Wilson Chimeli.

Los suplente fueron Germán Cheppi, Rodrigo Barrios, Ignacio González, Federico Gile, Juan Cruz Díaz, Antonio Samaniego y Gastón Aranda.

Primera C – Temporada 2019-2020

Para afrontar el desafío en la nueva categoría la CD decidió mantener en el cargo a Tomás Arrotea Molina y reforzar la base del plantel que logró el ascenso con jugadores de experiencia y jerarquía probada en los tornos de ascenso.

Así es como llegaron Alan Schonfeld, Ariel Otermín, Hernán Lillo, Damián Ramírez, Franco Cabral, Lucas Chambi, Braian Guerra, Lucas Navas, Yuri Galli, Maxi Cáceres, Emiliano Tabone y Alfio Lorenzo.

El 3 de agosto de 2019 fue el debut fue de local ante un viejo conocido, Victoriano Arenas, el mismo rival que enfrentó en su estreno absoluto. Pero esta vez el resultado fue distinto ya que el Monarca se quedó con la victoria por 2 a 0 con goles Otermín y  Chimeli.

Este primer torneo del Monarca en la C puede dividirse en 3 etapas. En los primeros 9 partidos desplegó un buen juego y logró llegar a la punta, con picos altos en las victorias ante El Porvenir como visitante por 3 a 0 y ante Argentino de Merlo por 1 a 0.

Pero a partir de allí vino la triste noche de la eliminación en la Copa Argentina y el equipo tardó en reponerse del golpe.

Real Pilar estuvo 6 partidos sin ganar, incluso en algunos en los que estaba 3 goles arriba en el marcador, como contra Central Córdoba.

Un empate de visitante ante el entonces puntero Deportivo Laferrere hizo que el plantel recuperara la fe en su juego y se planteara ganar los 9 puntos que restaban para llegar otra vez a la Copa.

Y el objetivo se cumplió con los triunfos ante Deportivo Merlo, Luján y en el cierre ante San Martín de Burzaco como local.

Real Pilar terminó en cuarto lugar en la tabla, con 30 puntos, a 9 del campeón Cañuelas.

Copa Argentina – Batacazo por partida doble

Con su goleada ante Argentino de Merlo en el último partido de la primera etapa de la temporada 2018-2019, Real Pilar logró clasificarse para la edición 2019 de la Copa Argentina, un torneo que disputan 128 equipos de todas las categorías del fútbol argentino.

El esperado sorteo se realizó en el predio de la Asociación del Fútbol Argentino ubicado en Ezeiza y el bolillero decidió que el Monarca enfrentara por los 32vos de final nada menos que a Vélez Sarsfield, dirigido por Gabriel Heinze.

En esa fecha Vélez era uno de los animadores del campeonato de Primera División y para casi todo el mundo del fútbol esgrimía la condición de amplio y favorito a quedarse con el duelo, ya que contaba en su plantel con jugadores de selección y destino europeo, como Nicolás Domínguez o Matías ¨Monito¨ Vargas.

El partido se disputó el 7 de marzo en el estadio de Temperley,  y una gran tormenta previa que dejó la cancha con mucho agua le dio más emoción todavía a la noche, como si hiciera falta.

Pilar salió a la cancha con Tomás Sultani; Ignacio González, Franco Maraia, David Sueldo y Ezequiel Flores; Nahuel Ríos, Federico Gile; Emiliano Trovento, Diego Crego, Nicolás Fittaioli; Lucas Villafañe.

Los suplentes fueron Germán Cheppi, Rodrigo Barrios, Juan Cruz Díaz, Nahuel Sendín, Agustín López, Gastón Aranda y Vladimir Covalschi.

El equipo de Arrotea dejó sentado desde el inicio que no había ido al Sur como invitado a la fiesta de Vélez y salió a disputar cada pelota y centímetro del terreno a los dirigidos por el ¨Gringo¨ Heinze.

Por eso no extrañó que a los 35 minutos de la primera etapa los delanteros del Monarca forzaran una mala salida del fondo adversario, que logró capitalizar Ríos con un disparo desde afuera del área que sorprendió al arquero ecuatoriano Alexander Domínguez.

Pilar estaba arriba en el marcador para sorpresa de los miles de hinchas velezanos y  el delirio de los 300 pilarenses que acompañaron al equipo en esa tormentosa noche en la que cientos de rayos se descargaron en el horizonte y amenazaron en todo momento con dar por terminado el partido.

En el complemento Vélez salió furioso a buscar la igualdad. Estaba herido en el orgullo por ir abajo  en el marcador ante un club con sólo dos años de vida, y con un equipo integrado totalmente por jugadores amateurs, muchos de los cuales trabajaban para poder mantener a sus familias.

Encima las redes sociales multiplicaban por miles los comentarios acerca de lo que estaba ocurriendo en el Alfredo Beranguer.

Vélez fue una y otra vez, pero chocó con una muralla formada por el arquero Sultani y los centrales, que despejaron todos y cada uno de los intentos del Fortín.

Lucas Comesaña, el árbitro del partido, otorgó nada menos que 7 minutos de descuento alargando casi hasta la agonía el empuje velezano y la resistencia del Monarca,

Y ya en el minuto 52 del complemento el pitazo final desató el delirio incontenible e incontrolable de los muchachos de Real, que salieron en maza a colgarse del alambrado para compartir esa noche de ensueño con los hinchas.

¨Batacazo Real¨; ¨David venció otra vez a Goliath¨ y ¨El increíble Real¨ fueron algunos de los titulares periodísticos que recorrieron no sólo Argentina sino también gran parte del planeta.

No era para menos, ya que por primera vez un equipo de la quinta categoría del fútbol argentino vencía a uno de Primera División, y nada menos que ante un conjunto que alguna vez supo ser Campeón del Mundo.

Con esa victoria también se convertía en el primer club de la D en ubicarse entre los mejores 32 de la competición.

En esa instancia iba a enfrentar a Belgrano de Córdoba, un verdadero grande el interior del país que venía de perder la categoría y descender al Nacional.

El partido, con ambos equipos en plena formación ya que todavía no habían empezado las correspondientes categoría, se jugó el 27 de Julio en Cutral Có, provincia de Neuquén.

El once inicial fue con Tomás Sultani; Gerardo Pérez, Franco Maraia, David Sueldo y Ariel Otermín; Diego Crego, Nahuel Ríos, Nicolás Fittaioli y Lucas Villafañe; Lucas Chambi y Wilson Chimeli.

Luego ingresaron Angel Rojas; Hernán Lillo y Maxi Cáceres.

El Monarca otra vez salió a demostrar que iba a jugar de igual a igual y con ganas de llevarse el cheque ganador y el pase a la siguiente ronda.

Wilson Chimeli con un cabezazo goleador a los 35 minutos de la primera etapa, puso al frente a Pilar, que en el complemento manejó el desarrollo del partido y pudo estirar la diferencia, aunque en la última pelota, ya con 9 de descuento, el palo salvó al arco defendido por Sultani.

Y sí, Pilar lo hizo de nuevo. Dio otro batacazo y logró pasar a la siguiente ronda ya ubicado entre los 16 mejores de la competición.

Al igual que ante Vélez, la cita contra Estudiantes de Buenos Aires se jugó en el estadio de Temperley.

El rival tenía un presente arrollador. Puntero e invicto del torneo Nacional, con 5 partidos jugados y 5 ganados.

Los pilarenses, esta vez apoyados por más de 500 hinchas incluidos muchos chicos de las divisiones juveniles, salieron como una tromba para llevarse por delante a su rival y así es como a los 8 minutos Alan Schonfeld clavó un golazo en el ángulo.

De inmediato lo tuvo Fittaioli tras una gran combinación con Chambi, pero la pelota se fue apenas por encima del travesaño y el Monarca no pudo estirar la ventaja aunque fue ampliamente dominador en esos primeros 45 minutos.

En el complemento Estudiantes llevó la iniciativa y llegó con riesgo al arco de Sultani, que providencialmente salvó el gol 3 veces en menos de 5 minutos para la incredulidad de todo el estadio y de aquellos que lo seguían por televisión.

Y Pilar aguantó y aguantó todo lo que pudo. Porque el árbitro Pablo Dóvalo dio primero 6 minutos de descuento y al final de ese lapso agregó uno más. Y en la última pelota esta vez sí llegó el empate.

La tanda de los penales le dio la victoria a Estudiantes por 4 a 3, pero Real Pilar no se fue con las manos vacías.

Se llevó el reconocimiento de todo el mundo del fútbol, que siempre recordará con respeto y admiración a ese grupo de jugadores y Cuerpo Técnico, que supo jugar de igual a igual y superar a equipos con muchos pergaminos en su historia.